Consejos para poner a punto una bañera agrietada

Si estáis en vuestro baño y, limpiando vuestra bañera os dais cuenta de que se está agrietando y empieza a perder su pintura, es hora de echar mano de unas cuantas herramientas y materiales y no os será un gran problema repararla, un ingrediente esencial para este trabajo: la paciencia.

Lo primero que debéis hacer segun los poceros Leganes es ir a una ferretería y comprar un reparador de cerámica, por supuesto que en la ferretería os dirán cuál es el mejor, queda a vuestra discreción cuál vais a comprar. Cuando ya tengas este compuesto, tendréis que tener materiales para trabajar, tales como: una lija gruesa, una lija fina, pasta o masilla, endurecedor, un palustre y por último pintura en spray.

Pasos que debéis seguir

Como todo primer paso que se debe hacer en una reparación, es limpiar la zona afectada, consiste en quitar el óxido (en caso de que haya) con la lija gruesa, cuando la zona ya no tenga óxido os tenéis que limpiarla de nuevo y también debéis limpiar las zonas aledañas por si acaso se ensuciaron, ahora debéis dejar que la zona se seque bien para que la humedad no os dañe el trabajo.

Lo próximo que deberéis hacer es hacer una mezcla con la masilla y el endurecedor, las proporciones os dictarán los fabricantes de cada productos que queréis mezclar.

Ahora bien, con la asistencia del palustre o espátula, vais a colocar la mezcla de la masilla y el endurecedor en la parte que está dañada, de modo que rellene bien con este material todo el óxido que os sacaste antes (y dejasteis secar, por supuesto). Cuando hayáis terminado de aplicar la mezcla de masilla y endurecedor, deberéis dejar reposar la zona que acabasteis de rellenar durante un tiempo considerable, os hablamos de entre 30 a 45 minutos, ni más, ni menos.

Quitar el excedente de la mezcla de masilla y endurecedor

Después de que la mezcla esté seca, tendréis que eliminar lo que quedó de más en la mezcla de masilla y endurecedor, para eso tendréis que echar mano de la lija fina, para que no retiréis mucho material, no se usa la lija gruesa, lija hasta que veas la superficie que estáis reparando emparejada con las zonas aledañas de la bañera.

Último paso, pintar la zona

Si llegasteis hasta este paso, es porque habéis hecho los anteriores bien, por lo que sólo os queda quizá la parte más fácil, pintar lo que acabáis de arreglar. Coged la pintura en aerosol y sacudidlo bien para que la pintura salga en partes iguales, ahora tenéis que rociar la zona de pintura a una distancia respetable, ni muy de cerca y ni muy lejos, tendréis que esperar un poco de tiempo para aplicar una segunda mano, que es necesaria para terminar de sellas lo que acabáis de reparar, y listo.

Os sorprenderéis de lo bien que trabajáis este tipo de reparaciones, puesto que quedará muy bien, gracias a vuestra pericia y también a los materiales que acabasteis de utilizar, puesto que están hecho para durar, si hicisteis bien el trabajo, tu bañera tendrá una vida aún más larga.

De seguro que os será de gran ayuda, si ha pasado todo lo contrario y has estropeado más vuestra bañera, lo que tendréis que hacer en vez de echarle la culpa a este post, es llamar a un profesional de confianza que se encargue de reparar para vosotros la bañera, pero si no es el caso. ¡Enhorabuena! Has arreglado algo en casa por vosotros mismos y sin gastar tanta pasta, te habréis ahorrado mucho dinero, creednos.