Medidas de longitud en fontanería

En fontanería posiblemente habréis escuchado que todo se compra con base en una medida que es una de las más antiguas de la historia, y dicha medida es el acho de la primera falange del pulgar, la parte en donde está la uña. Por eso se le llama pulgada. Su uso es casi exclusivo para medir herramientas y materiales en áreas como la fontanería, ferretería y cerrajería, pero ya su uso cotidiano ha desaparecido en muchas partes del mundo, siendo sustituida por las medidas del sistema métrico decimal, implantado desde el siglo XIX de nuestra era.

El problema en el campo de la fontanería es que de hecho, la pulgada no es medida en su valor real, que es 25,4mm, es decir, si vais a comprar una tubería de una pulgada, no vais a ver los 25,4 mm, porque simplemente la medida que tiene la tubería es “inexacta”, ya que con el advenimiento de materiales nuevos, había que adaptarlos, ya que, como la sustitución de materiales de tubería debería ser paulatina y, es virtualmente imposible cambiar todo un sistema viejo por el nuevo, se decidió adaptar los materiales nuevos a los viejos, para no entrar en conflictos.

Por eso es que la sustitución de materiales no ha llevado a conflictos, sobretodo se ve en las roscas de los tubos o los codos, que no estaban medidas en esta unidad (pulgadas), por eso no coinciden con la medida universal de las pulgadas, que son 25,4 mm, pero se les continuó llamando de 1 pulgada. Así que ya sabéis que, cuando os vais a comprar una tubería de 1 pulgada, no es una pulgada estándar exactamente.

Las pulgadas, variadas según los tipos de roscas

Siguiendo el orden de ideas, es obvio decir que hay muchos tipos de roscas y que evidentemente no pueden medir lo mismo, ya que están las roscas interiores y exteriores, o macho y hembra, como os decimos los fontaneros, también las hay de forma de cono y de la forma de cilindro.

Como os podéis observar, hacer las equivalencias matemáticas para el caso de la fontanería, para los tubos, roscas o codos, resulta un poco difícil, sabemos que si buscáis en la internet vais a encontrar las tablas de equivalencias perfectas, pero matemáticamente hablando puesto que, en la realidad de la fontanería, las matemáticas se van al trasto ya que en la fontanería las medidas en pulgadas no son exactas.

Así las cosas, os parece que es demasiado fácil perder la cabeza en cuanto estudiáis la matemática detrás de la fontanería, es bastante complicado cuando os mandan a comprar tubos y sabéis que van a tener que ser en pulgadas, ahora bien, los nuevos materiales se miden en pulgadas, por lo que los materiales de hierro, vienen en milímetros (mm)

Así las cosas, cuando se van a conectar tuberías o roscas a partes de hierro, para encajarlas hay que tomar de referencia los milímetros de la pieza de hierro por la equivalencia en pulgadas (real, no la matemática), de los tubos y roscas de materiales nuevos, puesto que la medida en pulgadas no son para medir tubos completos, sino para medir las roscas con las que vais a hacer las uniones entre los materiales de hierro y los nuevos.

Ahora bien, lo que no sabemos es si os hemos disipado vuestras dudas con fontaneros Leganes y vuestra confusión, o por el contrario, hemos profundizado vuestras dudas y confusiones, si las matemáticas no es vuestro fuerte, no os preocupéis de igual manera, ya que los expertos en fontanería harán el trabajo de excelente manera y no os dejarán malas conexiones de cañerías.