Nuestro Blog

Limpieza de un bote de sifón

Los problemas en el mundo de la fontanería son más habituales de los que se suele pensar, ya que alguna tubería se puede tapar, y la mayoría de las veces son las tuberías de los baños, puesto que todas las cosas del baño, ya sea la bañera, la ducha o el WC están conectadas al bote de sifón, este bote de sifón tiene a continuación otra tubería más ancha que descarga las conexiones de todo el baño a una cañería principal, la que da a la calle, para ser más específicos.

¿Qué hacer si se ha tapado un bote de sifón?

El bote de sifón se instala para que no se tenga que poner un sifón en cada uno de los objetos que hay en los baños, lo que supone una mejora en cuanto a espacio, ahorro de tuberías, de sifones, de dinero y de trabajo de mantenimiento, lo malo os llega cuando veis que éste se tapa, dificultando las descargas de los objetos hacia las cañerías principales y, las descargas salen por otro objeto del baño, es decir, si estáis usando el lavamanos y veis que la descarga sale por la bañera, por deciros un ejemplo.

¿Cómo desmontar el bote de sifón?

Lo primero que vais a hacer es descartar si ha sido solo el bote de sifón, la única manera es bajarlo para proceder a hacerle una limpieza completa. Hay que aflojar el tornillo central del bote para quitar la tapa y ver por dentro del mismo, como es bien sabido, y para esto es que funciona si lo pusisteis en tu baño, es que el bote de sifón tiene varias entradas, pero una sola salida.

¿Cómo limpiar el bote de sifón?

Antes en desatascos Leganes baratos os vamos a explicar un poco su funcionamiento: es sencillo, el agua que baja de los diferentes elementos a los que habéis conectado el bote de sifón se acumula lo suficiente en las entradas de dicho bote y la tapan, quedando inmersas en el agua, lo que imposibilita que salgan malos olores de las entradas en cuestión, lo malo de este funcionamiento es que con el paso de los años, partículas, basura y suciedad se van acumulando también, lo que a la larga va a tapar el dispositivo, por lo que tenéis que hacerle limpieza para destaparlo.

Con la ayuda de unos guantes de hule (plástico) debéis introducir vuestra mano en el bote de sifón para extraer toda la suciedad y todo lo que pueda estar allí, porque eso que vais a extraer de seguro fue lo que tapó vuestro dispositivo, por lo general, lo que tapan estos botes de sifón, son habitualmente pelo acumulado y otras sustancias sólidas que se escapan por la tubería con el paso del tiempo y con el uso de todo el móvil sanitario que tenéis en el baño.

Cuando hayáis terminado de limpiar el bote de sifón (no olvidéis limpiarlo con agua caliente, para remover pegotes de basura) tenéis que volver a poner el bote de sifón tal y como estaba antes, para los olvidadizos y novatos: tomadle una foto al bote antes de bajarlo para que tengáis noción de cómo va después. No deberíais de tener problema alguno con la funcionalidad normal de los aparatos del baño, en cambio, si las cosas siguen tapándose, entonces es hora de llamar a un profesional, ya que el problema es más serio.

Si os pasa esto último, tendréis que llamar a fontaneros profesionales, ya que podría ser que hayan tuberías tapadas pero que no están en vuestra casa, pero que por alguna conexión con la cañería principal, os afecte de manera que vuestro baño termine tapándose, allí sí que no tenemos tips para vosotros, sólo que llaméis a los que saben.

Medidas de longitud en fontanería

En fontanería posiblemente habréis escuchado que todo se compra con base en una medida que es una de las más antiguas de la historia, y dicha medida es el acho de la primera falange del pulgar, la parte en donde está la uña. Por eso se le llama pulgada. Su uso es casi exclusivo para medir herramientas y materiales en áreas como la fontanería, ferretería y cerrajería, pero ya su uso cotidiano ha desaparecido en muchas partes del mundo, siendo sustituida por las medidas del sistema métrico decimal, implantado desde el siglo XIX de nuestra era.

El problema en el campo de la fontanería es que de hecho, la pulgada no es medida en su valor real, que es 25,4mm, es decir, si vais a comprar una tubería de una pulgada, no vais a ver los 25,4 mm, porque simplemente la medida que tiene la tubería es “inexacta”, ya que con el advenimiento de materiales nuevos, había que adaptarlos, ya que, como la sustitución de materiales de tubería debería ser paulatina y, es virtualmente imposible cambiar todo un sistema viejo por el nuevo, se decidió adaptar los materiales nuevos a los viejos, para no entrar en conflictos.

Por eso es que la sustitución de materiales no ha llevado a conflictos, sobretodo se ve en las roscas de los tubos o los codos, que no estaban medidas en esta unidad (pulgadas), por eso no coinciden con la medida universal de las pulgadas, que son 25,4 mm, pero se les continuó llamando de 1 pulgada. Así que ya sabéis que, cuando os vais a comprar una tubería de 1 pulgada, no es una pulgada estándar exactamente.

Las pulgadas, variadas según los tipos de roscas

Siguiendo el orden de ideas, es obvio decir que hay muchos tipos de roscas y que evidentemente no pueden medir lo mismo, ya que están las roscas interiores y exteriores, o macho y hembra, como os decimos los fontaneros, también las hay de forma de cono y de la forma de cilindro.

Como os podéis observar, hacer las equivalencias matemáticas para el caso de la fontanería, para los tubos, roscas o codos, resulta un poco difícil, sabemos que si buscáis en la internet vais a encontrar las tablas de equivalencias perfectas, pero matemáticamente hablando puesto que, en la realidad de la fontanería, las matemáticas se van al trasto ya que en la fontanería las medidas en pulgadas no son exactas.

Así las cosas, os parece que es demasiado fácil perder la cabeza en cuanto estudiáis la matemática detrás de la fontanería, es bastante complicado cuando os mandan a comprar tubos y sabéis que van a tener que ser en pulgadas, ahora bien, los nuevos materiales se miden en pulgadas, por lo que los materiales de hierro, vienen en milímetros (mm)

Así las cosas, cuando se van a conectar tuberías o roscas a partes de hierro, para encajarlas hay que tomar de referencia los milímetros de la pieza de hierro por la equivalencia en pulgadas (real, no la matemática), de los tubos y roscas de materiales nuevos, puesto que la medida en pulgadas no son para medir tubos completos, sino para medir las roscas con las que vais a hacer las uniones entre los materiales de hierro y los nuevos.

Ahora bien, lo que no sabemos es si os hemos disipado vuestras dudas con fontaneros Leganes y vuestra confusión, o por el contrario, hemos profundizado vuestras dudas y confusiones, si las matemáticas no es vuestro fuerte, no os preocupéis de igual manera, ya que los expertos en fontanería harán el trabajo de excelente manera y no os dejarán malas conexiones de cañerías.

Consejos para poner a punto una bañera agrietada

Si estáis en vuestro baño y, limpiando vuestra bañera os dais cuenta de que se está agrietando y empieza a perder su pintura, es hora de echar mano de unas cuantas herramientas y materiales y no os será un gran problema repararla, un ingrediente esencial para este trabajo: la paciencia.

Lo primero que debéis hacer segun los poceros Leganes es ir a una ferretería y comprar un reparador de cerámica, por supuesto que en la ferretería os dirán cuál es el mejor, queda a vuestra discreción cuál vais a comprar. Cuando ya tengas este compuesto, tendréis que tener materiales para trabajar, tales como: una lija gruesa, una lija fina, pasta o masilla, endurecedor, un palustre y por último pintura en spray.

Pasos que debéis seguir

Como todo primer paso que se debe hacer en una reparación, es limpiar la zona afectada, consiste en quitar el óxido (en caso de que haya) con la lija gruesa, cuando la zona ya no tenga óxido os tenéis que limpiarla de nuevo y también debéis limpiar las zonas aledañas por si acaso se ensuciaron, ahora debéis dejar que la zona se seque bien para que la humedad no os dañe el trabajo.

Lo próximo que deberéis hacer es hacer una mezcla con la masilla y el endurecedor, las proporciones os dictarán los fabricantes de cada productos que queréis mezclar.

Ahora bien, con la asistencia del palustre o espátula, vais a colocar la mezcla de la masilla y el endurecedor en la parte que está dañada, de modo que rellene bien con este material todo el óxido que os sacaste antes (y dejasteis secar, por supuesto). Cuando hayáis terminado de aplicar la mezcla de masilla y endurecedor, deberéis dejar reposar la zona que acabasteis de rellenar durante un tiempo considerable, os hablamos de entre 30 a 45 minutos, ni más, ni menos.

Quitar el excedente de la mezcla de masilla y endurecedor

Después de que la mezcla esté seca, tendréis que eliminar lo que quedó de más en la mezcla de masilla y endurecedor, para eso tendréis que echar mano de la lija fina, para que no retiréis mucho material, no se usa la lija gruesa, lija hasta que veas la superficie que estáis reparando emparejada con las zonas aledañas de la bañera.

Último paso, pintar la zona

Si llegasteis hasta este paso, es porque habéis hecho los anteriores bien, por lo que sólo os queda quizá la parte más fácil, pintar lo que acabáis de arreglar. Coged la pintura en aerosol y sacudidlo bien para que la pintura salga en partes iguales, ahora tenéis que rociar la zona de pintura a una distancia respetable, ni muy de cerca y ni muy lejos, tendréis que esperar un poco de tiempo para aplicar una segunda mano, que es necesaria para terminar de sellas lo que acabáis de reparar, y listo.

Os sorprenderéis de lo bien que trabajáis este tipo de reparaciones, puesto que quedará muy bien, gracias a vuestra pericia y también a los materiales que acabasteis de utilizar, puesto que están hecho para durar, si hicisteis bien el trabajo, tu bañera tendrá una vida aún más larga.

De seguro que os será de gran ayuda, si ha pasado todo lo contrario y has estropeado más vuestra bañera, lo que tendréis que hacer en vez de echarle la culpa a este post, es llamar a un profesional de confianza que se encargue de reparar para vosotros la bañera, pero si no es el caso. ¡Enhorabuena! Has arreglado algo en casa por vosotros mismos y sin gastar tanta pasta, te habréis ahorrado mucho dinero, creednos.

Limpieza de sifones

El sifón del lavaplatos es una de las partes del sistema de tuberías de vuestra casa que se tapa con mucha frecuencia, por lo que en desatrancos Leganes os ilustraremos acerca de cómo hacerle mantenimiento a esta parte, si hacéis este trabajo constantemente y de forma habitual, impediréis que se tape y vais a eliminar los malos olores del drenaje, si tenéis que desmontar vuestro sifón, siga leyendo, os vamos a enseñar cómo se hace, de manera rápida y sencilla, como no podría ser de otra manera.

Debéis buscar estos materiales para trabajar

Para poneros manos a la obra y comenzar a limpiar vuestro sifón del lavaplatos vais a requerir: una palancana, unos trapos viejos, guantes de hule (plástico), líquido desgrasador (quita grasa) y un destapador de 10 mts (mínimo), cualquiera que sea, si es de muelle, mejor.

Algo que deberíais hacer antes de limpiar el sifón

Lo primero que tenéis que hacer es despejar la zona que hay bajo el sifón, después tenéis que estar pendiente de cómo va puesto el sifón, si eres olvidadizo, podéis tomar una foto para acordaros de cómo va instalado. Si tenéis todos los materiales que os pedimos anteriormente a la mano, ahorraréis tiempo valioso.

La limpieza del sifón

Debéis poner la palancana debajo del sifón que vais a sacar, ya que al quitarlo se derramará el agua o la suciedad que pueda tener, si no queréis que se ensucie vuestro piso, sólo hacedlo, después tenéis que vaciar el drenaje quitando el codo, si es que tiene, ahora, tenéis que aflojar las tomas que tenga las tuberías donde conectan con el sifón.

Ahora que habéis sacado el sifón, tenéis que limpiarlo con abundante agua y jabón, os recomendamos desarmar todo el sistema de drenaje del sifón para asegurar una buena limpieza, después tenéis que meter las piezas en agua caliente (no hirviendo) y le echáis el desgrasador para que los restos pegados salgan más fácil, ahora, tenéis que traer un lampazo y pasarlo por todas las piezas del sifón.

Ahora bien, si cuando os limpiasteis el sifón te aseguráis de que estaba tapado por la suciedad que os sacasteis, vuelve a conectar las piezas y ponedlo en el lavamanos de nuevo, no debería de haber más problemas con eso, acordaos de cómo iba al principio, y si no os acordáis, podéis echar mano de la foto que os acabamos de recordad anteriormente.

Ahora viene otra cosa, si sigue el problema de que no se ha destapado, significa que obviamente el sifón no estaba tapado, por lo que ahora tendréis que usar el destapador para poder meterlo en las tuberías.

Ahora a destapar las tuberías

De entrada, tenéis que usar el destapador con sumo cuidado, puesto que en las tuberías hay curvas, por lo que os va a ser difícil pasarlo con facilidad, pero seguirá pasando, en cambio, si llegáis a una curva cerrada (un codo) tenéis que dar vueltas al destapador e irá metiéndose poco a poco, o bien el destapador irá empujando lo que tapa la tubería hacia otra parte de tuberías más anchas o por el contrario, va a traer lo que ha tapado la tubería hacia vosotros.

Si ha salido lo que ha tapado la tubería y tenéis ya vuestro sifón limpio, solo tenéis que volver a colocar el sifón como estaba y listo, problema resuelto y no habéis gastado dinero.

Tips para que vuestro sifón no se tape

En primer lugar, debéis usar un destapa cañerías de forma regular, si queréis mantener limpias las tuberías, debéis echar de vez en cuando un destapa cañerías líquido y, después que actúe, debéis verter agua caliente para que se lleve la mugre que pueda estar en las tuberías.

Nunca, pero nunca vertáis el aceite comestible por el drenaje de las tuberías, ya que el aceite no se mezcla con el agua y puede tapar las tuberías, cuando vayáis a deshaceros del aceite, tenéis que echarlo en un recipiente y llevarlo a otro lado.

También os exhortamos colocar enrejados metálicos en los drenajes para impedir que restos orgánicos y desechos sólidos se cuelen hacia las tuberías.